Tema inagotable: La isla del Pascua

por Erich Von Daniken en Regreso a las estrellas

En casi todas las islas habitadas de los mares del Sur hay restos de poderosas culturas desconocidas. Pese a ser reliquias de una técnica del todo incomprensible para nosotros, aunque, al parecer, muy desarrollada, encierran tal misterio, que no pueden por menos de originar especulaciones e hipótesis.
Esto es lo que ocurre también con la isla de Pascua.
Pasamos diez días en este diminuto punto volcánico del Pacífico Sur. Ya está lejos la época en que la isla era visitada sólo cada seis meses por un barco de guerra chileno. Un cuatrimotor de la «Lan-Chile» nos llevó a la pequeña isla. Aún no se han construido allí hoteles, por lo que tuvimos que acomodarnos en una tienda de campaña, tras proveernos de alimentos, que escasean en la isla. Los nativos nos invitaron a cenar en dos ocasiones. Nos sirvieron salmón ahumado, que ellos preparaban colocándolo en un agujero hecho en la tierra, que cubrían con ascuas de carbón vegetal y muchas y variadas hojas que pertenecen a los secretos culinarios de las mujeres rapanui. Tuvimos que esperar casi dos horas antes de que la comida —que se iba «haciendo» a fuego lento— estuviera lista. Como buen gourmet, he de reconocer que fue un plato realmente exquisito, un verdadero placer, al que contribuyó no poco la audacia de los cantos folklóricos de los indígenas.
La lengua de los rapanui es muy rica en vocablos: Túta-pe-pe-tu-ti-lomu... Yo la desconozco. Nos entendíamos en una jerga, mezcla de español e inglés. Y cuando no bastaban las palabras, recurríamos a cómicos gestos de manos y pies.
Sobre la historia de la isla de Pascua hay muchos informes y teorías. Naturalmente, después de mi investigación de diez días yo tampoco puedo afirmar, con seguridad, lo que pudo haber ocurrido aquí en las épocas más primitivas. Pero creo haber encontrado algunos argumentos para explicar lo que no pudo haber ocurrido.
Tenemos, por ejemplo, la teoría de que los antepasados de los actuales rapanui debieron de haber realizado las esculturas, umversalmente conocidas, hechas con dura piedra volcánica, a través de una labor tenaz, que duraría generaciones.
Thor Heyerdahl —a quien tengo en alta estima— nos dice, en su libro Aku-Aku, cómo encontró entre los peñascos centenares de martillos cuneiformes caprichosamente desparramados. Partiendo de este hallazgo de numerosos instrumentos

Erich von DanikenRegreso a las estrellas

Regreso a las estrellas de Erich von Daniken

El autor de Recuerdos del Futuro, proporciona nuevos argumentos para lo imposible, al dar explicaciones sobre hechos que no la admiten, prefigurado que hemos sido visitados en la antigüedad por extraterrestres. Edición ilustrada.

Capitulos recomendados

Sobre la pista de la vida

¿Vida procedente de materia muerta? — Los experta mentos del doctor Stanley Miller. — La «vida» puede crears …

por Erich Von Daniken
Investigacion domingera que plantea preguntas

Las trompetas de Jericó. — ¿Hubo alguna vez gigantes? — ¿Hablan en Sacsahuamán máquinas para cortar rocas? …

por Erich Von Daniken
El almacen de la memoria humana

Recuerdo cósmico. — ¿Molécula de memoria? — Tarjetas perforadas de la vida. — Pasado y futuro. — Sueños …

por Erich Von Daniken

Ultimos Articulos

Universo desconocido

Conocemos una pequeña parte del universo de que está hecha de átomos solo el 4% pero no sabemos exactamente qué …

Lectura del tarot de hoy

El tarot de hoy es el medio de adivinación más utilizado en occidente para predicciones personales como parte de …

Leyendas de terror en nuestros dias

Muchos temas del mundo esotérico y paranormal tienen origen en leyendas y mitos,con el tiempo se van adaptando a l …