Los visitantes de Nasca

por Jacques Bergier en Los extraterrestres en la historia

Las gigantescas figuras trazadas sobre el suelo de la meseta de Nasca, en el Peru, solo fueron descubiertas en 1947 por Kosok y Reiche, que sobrevolaron el país en avión. En efecto, solo son visibles desde la altura y es posible que fueran trabajadas desde un vehículo aéreo o espacial. Han sido muy detenidamente estudiadas por la arqueólogo alemana María Reiche, que les consagró un libro.
La meseta de Nasca tiene alrededor de 70 km de largo por dos de ancho. Esta cubierto de pequeños guijarros de sílice y de hierro, revestidos de una negra patina. Ahora bien: estos guijarros fueron, no se sabe hace cuantos milenios, colocados para formar un complejo trazado, perfectamente visible desde lo alto y de observación imposible desde el suelo.
El trazado comprende líneas rectas y espacios de gran superficie en forma de trapecio, lo que le asemeja bastante a uno de nuestros actuales aeródromos visto desde el avión. Pero también se advierten allí espiras gigantes, análogas a lo que los telescopios nos permiten ver de las nebulosas espira ladas. También hallamos figuras de gran tamaño representando a seres no humanos, dioses o seres extraterrestres: que cada uno escoja.
No podemos imaginar cómo, trabajando en el suelo, pudieron ser realizadas tales figuras, de tan bellas y perfectas proporciones. Por el contrario, si el trabajo fue dirigido desde lo alto, desde un artefacto volante inmovilizado en un punto fijo en el espacio, no debió haber problema alguno. Pero es poco probable que los arqueólogos acepten sin discusión esta hipótesis.
Los estudios sobre la meseta de Nasca continúan. Han sido observadas, por ejemplo, a partir de un cuadrado cen¬tral de tres metros de lado, veintitrés rectas de ciento ochenta y dos metros de largo. Se ha podido comprobar (que dos de estas líneas están orientadas hacia un punto del cielo que corresponde al solsticio, y una hacia otro correspondiente al equinoccio. No se ha encontrado hasta ahora explicación para las veinte restantes. Acaso se trate de una calculadora parecida a la de Stonehenge, pero, en todo caso,falta probarlo.
El conjunto sugiere la idea de un cosmódromo, lugar sagrado de homenaje, al propio tiempo, para visitantes llegados desde el espacio y cuya representación formaría parte de la construcción del cosmódromo.

Un estudio vivaz, por la ágil pluma del coautor de El Retorno de los Brujos en que analiza exhaustivamente las posibilidades de contacto con extraterrestres. Nos han visitado seres de otros mundos?. Tras reunir numerosos hechos rigurosamente comprobados, el autor afirma que todavia hoy subsisten huellas de su presencia y de sus actos en la tierra.

Capitulos recomendados

El cubo del doctor Gurlt

Hace algunos años, el célebre periodista científico soviético G. N. Ostrumov se presentó en el Museo de Salzbu …

por Jacques Bergier
La estrella que mato a los Dinosaurios

Hace setenta millones de años, la Tierra estaba dominada por gigantescos reptiles: lagartos enormes, saurios mon …

por Jacques Bergier
Los niños verdes

Una tarde de agosto de 1887, cerca de la población de Banjos, en España, unos trabajadores del campo vieron salir …

por Jacques Bergier

Ultimos Articulos

Universo desconocido

Conocemos una pequeña parte del universo de que está hecha de átomos solo el 4% pero no sabemos exactamente qué …

Lectura del tarot de hoy

El tarot de hoy es el medio de adivinación más utilizado en occidente para predicciones personales como parte de …

Leyendas de terror en nuestros dias

Muchos temas del mundo esotérico y paranormal tienen origen en leyendas y mitos,con el tiempo se van adaptando a l …