Los extraterrestres entre nosotros

por Jacques Bergier en El libro de lo inexplicable

EXTRAÑAS LUCES EN LAS COLONIAS AMERICANAS DE S. M. BRITÁNICA, EN EL SIGLO XVII
Después de todas las exhumaciones de viejos relatos sobre fenómenos similares a las visiones de objetos volantes no identificados —dicho de otra manera, «platillos volantes»— de nuestra época, resulta más bien sorprendente —al menos por lo que el autor sabe, y conste que posee un amplio conocimiento de toda la literatura «platillista» existente— que no se haya hecho mención jamás de las notables observaciones de ovnis relatadas por el gobernador John Winthrop (1) en su «Diario» de la primera generación de la colonia puritana en Boston, en el siglo XVII.
Los relatos de Winthrop son claros, detallados y están desprovistos de emoción. Es indudable que intentó dejar una descripción honesta de acontecimientos cuya realidad no tenía ningún motivo para poner en duda. Tales narraciones son, por consiguiente, del mayor interés para cualquiera que busque un testimonio auténtico de fenómenos del tipo ovni durante el período de la colonización de América.
El primer caso de ovni citado por Winthrop se produjo en el mes de marzo de 1639, tan sólo nueve años después del establecimiento de la colonia puritana de Boston. James Everell, bien conocido como un «hombre sobrio y prudente», y miembro de la primera Iglesia Puritana desde 1634, atravesaba el Muddy River (el río fangoso) —que en aquella época era un brazo importante del río Charles en lo que actualmente es el sector de tierras terraplenadas de Back Bay en Boston— junto con otros dos hombres, en una barquilla, hacia las 10 de la noche, cuando de pronto resplandeció una gran luz en el cielo, encima de ellos. Aquel resplandor permaneció al principio estacionario, y parecía tener una forma cuadrada o incluso rectangular, de, aproximadamente 2,30 a 3 m de ancho, por lo que Everell pudo juzgar.
De improviso, la luz se desplazó muy de prisa por encima del río Charles hacia Charlestown, y luego regresó al mismo lugar. Durante dos o tres horas, continuó ese juego de zigzag sobre el Muddy River y el río Charles, alejándose la luz rápidamente, regresando también con gran rapidez, permaneciendo inmóvil unos breves instantes, y luego volviendo a comenzar el juego. Petrificados de espanto, Everell y sus compañeros temblaban, agazapados en el fondo de la barca, incapaces de remar o de impulsarse con la pértiga. Los brincos de la luz zigzagueante les recordaban «los movimientos de un cerdo tratando de escapar a su captura corriendo de acá para allá».
Cuando, finalmente el resplandor desapareció, Everell comprobó con estupefacción que, pese a que la marea había bajado durante todo aquel tiempo, el barquichuelo estaba, de hecho, situado más arriba en el río que cuando la luz apareciera por primera vez. Aparentemente, alguna influencia procedente de ésta había impulsado la barca contracorriente.

Las civilizaciones desaparecidas. Los extraterrestres entre nosotros. Sensacionales descubrimientos sobre el origen de la vida. Edición ilustrada

Capitulos recomendados

Fenomenos forteanos

FANTASMAS Y HOMBRES. • LA CLÍNICA APEDREADA DE ARCACHON. • EL FANTASMA ELÉCTRICO DE ROSENHEIM. • PERSONAS Q …

por Jacques Bergier
Los seres extraños

LAS HUELLAS DE PASOS DEL DIABLO, ENIGMA NO RESUELTO,por Paul J. Willis. • EL DIABLO SE PASEA DE NUEVO, por Vincen …

por Jacques Bergier
Las civilizaciones desaparecidas

LAS FIGURILLAS DE ACAMBARO, por Ronald J. Willis. • Los MISTERIOSOS OBREROS DE LA MINA DE COBRE EN AMÉRICA DEL N …

por Jacques Bergier

Ultimos Articulos

Universo desconocido

Conocemos una pequeña parte del universo de que está hecha de átomos solo el 4% pero no sabemos exactamente qué …

Lectura del tarot de hoy

El tarot de hoy es el medio de adivinación más utilizado en occidente para predicciones personales como parte de …

Leyendas de terror en nuestros dias

Muchos temas del mundo esotérico y paranormal tienen origen en leyendas y mitos,con el tiempo se van adaptando a l …